A veces no recibimos a Jesús hasta que nos encontramos en lo más bajo de nuestras vidas

El llamado del Rey

Mefiboset recordaría su vida en el palacio al llegar, tendría un posible recuerdo de pasillos, ambiente y sirvientes. A pesar de su situación, siempre fue un príncipe pero al estar en la mesa del rey, Mefiboset recuperó todo lo que le pertenecía. Dios se acordó de él y le devolvió todo lo perdido.

Cambio de identidad y fe en el llamado del Rey

El rey llama a cada individuo a recuperar su lugar en palacio. La presencia de Dios está siempre disponible y ese es el día de recuperar la identidad como hijo de Dios. No eres lo peor de la sociedad, eres un hijo de Dios. Es el momento de recuperar terreno perdido y tomar una última oportunidad. Hoy es el día de conocer a Jesús para aquellos que nunca lo han conocido.

La amistad entre Jonatán y David

Debido al pacto hecho entre Jonatán y David, Mefiboset pudo volver a sentir valor, amor, amistad y muchas otras cosas que se le fueron restituidas, pero también queremos destacar lo que es una buena amistad:

Son aquellos amigos que estarán contigo en todo momento, independientemente de las circunstancias o épocas. Estos amigos se alegrarán en tus triunfos y sufrirán contigo en tus momentos difíciles. La amistad verdadera se caracteriza por el apoyo mutuo y la presencia constante en la vida del otro además de distinguir entre amigos circunstanciales y verdaderos amigos. En ocasiones, las personas se hacen llamar amigos solo por conveniencia. Estos «amigos» solo están presentes en ciertas circunstancias, como ir a la discoteca o compartir vicios, etcétera. Los amigos de época son aquellos que marcan una etapa específica en la vida pudiendo ser amigos de la infancia con quienes se comparten recuerdos y experiencias específicas. Pero un amigo verdadero es el que te mencionamos antes, estos amigos se alegrarán en tus triunfos y sufrirán contigo en tus momentos difíciles caracterizándose por el apoyo mutuo y la presencia constante en la vida del otro.